• IMPULSANDO LA COMPETITIVIDAD Y DESARROLLO SOSTENIBLE

     

     

    • Boletín Abril 2016

      MENSAJE DEL PRESIDENTE

      GESTIÓN DE LOS RESIDUOS A NIVEL EMPRESARIAL

      Durante la celebración en 1992 en Río de Janeiro de la llamada “Cumbre de la Tierra” o Conferencia de Naciones Unidas para el Medio Ambiente, quedó patente la importancia del papel de instituciones internacionales, Estados, autoridades locales y movimientos sociales en la posible resolución de los problemas medioambientales del planeta. Una prueba de ello fue que, de forma paralela a esta reunión de representantes de 173 países diferentes, más de 800 organizaciones sociales tuvieron también su propio encuentro para reflexionar y proyectar actuaciones para el futuro de forma conjunta. Problemas como la contaminación de los ríos y océanos, el vertido incontrolado de residuos y productos tóxicos, las consecuencias de prácticas de agricultura intensiva, la desaparición de grandes masas forestales y de numerosas especies animales y vegetales, fueron algunos de los asuntos que desde ese momento comenzaron a estar más presentes en las agendas de gobiernos estatales, autoridades locales, organizaciones sociales y en las empresas.

      Las cuestiones abiertas en torno a la sostenibilidad ambiental de las actividades humanas y, finalmente, de los modelos de desarrollo, son hoy en día más urgentes que nunca. El cambio climático, la crisis alimentaria o la explotación insostenible de recursos naturales como el agua o la pesca sitúan la cuestión de la sostenibilidad en primer plano de la actualidad social y del debate político en todas las escalas, desde lo local/nacional hasta lo planetario.

      La maximización de las utilidades de la empresa es tal vez el elemento más importante para la continuidad y permanencia de los negocios en el tiempo. Pero también es cierto que asociada a la creación de riqueza, está la salud, la seguridad, la equidad y la protección del medio ambiente, bajo un esquema de “triple bottom line” donde lo ambiental y lo social debiera ser igual de importante que lo económico-financiero.

      En el cambio de conciencia que ya muestran muchas empresas y la sociedad en su conjunto también han mostrado cambios importantes. El involucramiento de estos actores en la actividad empresarial permite acortar la brecha entre lo público y lo privado haciendo que el diseño de política y la creación de normas y regulaciones sea más alineada cada vez más con el proceso de desarrollo y madurez de los mercados sostenibles

      Muchas empresas ya elaboran periódicamente reportes que dan cuenta de los avances de su gestión ambiental, – reportes sociales, ambientales o de sostenibilidad, a partir de esta rendición de cuentas también la empresa empieza a desarrollar un plan de mejora de su desempeño ambiental que es el camino que como empresarios responsables debemos iniciar, continuar y mantener.

      YUSUF AMDANI

      Presidente de la Junta Directiva del CNP+LH